Alimentos que ponen en riesgo la salud de tu gato, pero que a nosotros nos encantan.

Compartir

Entender por qué ciertos alimentos humanos pueden resultar dañinos para nuestros queridos felinos es crucial para asegurar su bienestar. Aunque algunos alimentos pueden ser inofensivos para nosotros, pueden representar un grave riesgo para la salud de los gatos debido a sus sistemas digestivos y metabolismos únicos. Por esto acompáñanos a descubrir cuales son los alimentos que ponen en riesgo la salud de tu gato.

1. Los peligros de las verduras para tu gato

Cuando se trata de alimentar a nuestros queridos felinos, es importante recordar que no todos los alimentos que son saludables para nosotros son seguros para ellos. En particular, las verduras pueden representar un riesgo para la salud de nuestros gatos. Aquí te explicamos por qué debes tener cuidado al compartir tus vegetales con tu mascota.

Alimentos prohibidos para gatos

1. Cebolla y ajo:

Estos dos ingredientes comunes en muchas recetas humanas son extremadamente tóxicos para los gatos. Contienen compuestos llamados tiosulfatos, que pueden dañar los glóbulos rojos de los felinos y provocar anemia. Es fundamental evitar darle a tu gato cualquier alimento que contenga cebolla o ajo.

2. Espinacas y acelgas:

Estas hojas verdes, tan nutritivas para nosotros, pueden generar problemas digestivos en los gatos. Contienen ácido oxálico, el cual puede interferir con la absorción de calcio en su organismo. Además, las espinacas y acelgas crudas podrían incluso causar irritación en el tracto gastrointestinal de tu felino. Por lo tanto, es mejor no darle estos vegetales a tu gato.

3. Tomate:

Si bien el tomate es un ingrediente muy común en nuestra dieta, debemos tener cuidado al compartirlo con nuestros gatos. El tomate y sus hojas contienen solanina, una sustancia que puede resultar tóxica para los felinos. La solanina puede causar malestar estomacal, debilidad y dificultad para respirar en los gatos. Si quieres ofrecerle un bocado especial a tu gato, es mejor optar por otras opciones más seguras.

4. Patata cruda o verde:

Aunque las patatas cocidas son en general seguras para los gatos, las patatas crudas o aquellas que presentan manchas verdes deben evitarse. Estas variedades pueden contener solanina y otros compuestos tóxicos. La solanina puede causar síntomas como vómitos, diarrea y debilidad muscular en los felinos. Por lo tanto

2. Frutas que pueden enfermar a tu gato

A muchos nos encanta disfrutar de una jugosa fruta fresca, pero debemos tener cuidado al compartir esta delicia con nuestros amigos felinos. Algunas frutas que consumimos de forma regular pueden ser dañinas e incluso tóxicas para los gatos. A continuación, te presentaremos una lista de las frutas más comunes que debes evitar darle a tu gato:

Alimentos que ponen en riesgo la salud de tu gato

1. Uvas y pasas: Estos pequeños y deliciosos frutos son altamente tóxicos para los gatos. Incluso una pequeña cantidad puede causar insuficiencia renal aguda, lo que pone en grave peligro la vida de tu felino.

2. Cítricos: Las frutas cítricas como naranjas, limones, limas y pomelos contienen altos niveles de ácido cítrico, lo cual puede irritar el tracto gastrointestinal de tu gato y causar malestar estomacal. Además, las semillas y la piel de estas frutas pueden representar un peligro de asfixia.

3. Melones con semillas: Aunque los melones en sí pueden ser seguros para tu gato en pequeñas cantidades, debes asegurarte de eliminar todas las semillas y las partes duras antes de ofrecérselos. Las semillas pueden obstruir el tracto digestivo de tu gato y causar problemas graves.

4. Aguacate: Aunque el aguacate es saludable para nosotros, contiene una sustancia llamada persina que puede ser tóxica para los gatos. La persina se encuentra en todas las partes del aguacate, incluyendo la pulpa, la piel e incluso la semilla.

Es importante recordar que los gatos tienen sistemas digestivos diferentes a los nuestros, y algunos alimentos que son seguros para los humanos pueden ser peligrosos para ellos. Siempre es mejor consultar a tu veterinario antes de introducir cualquier alimento nuevo en la dieta de tu gato.

Recuerda, una alimentación adecuada es fundamental para mantener a tu gato sano y feliz. Asegúrate de proporcionarle una dieta equilibrada y específica para su tamaño y edad.

3. Los riesgos del pan y otros productos horneados para tu gato

Cuando se trata de alimentar a nuestros peludos amigos felinos, es importante recordar que su sistema digestivo es diferente al nuestro. Aunque algunos alimentos horneados pueden ser seguros para nosotros, muchos de ellos pueden resultar tóxicos o causar problemas de salud en los gatos. Uno de estos alimentos es el pan.

Alimentos prohibidos para gatos

1. El pan contiene gluten y carbohidratos que los gatos no pueden digerir adecuadamente. Su sistema digestivo está diseñado para procesar principalmente proteínas y grasas. Los carbohidratos en el pan pueden provocar problemas gastrointestinales, como diarrea, vómitos e incluso la aparición de alergias alimentarias en algunos gatos.

2. Además, algunos tipos de pan contienen ingredientes peligrosos para los gatos, como cebolla y ajo. Estos ingredientes pueden causar daño en los glóbulos rojos de los felinos, lo que puede resultar en anemia.

3. Otro factor a tener en cuenta es el contenido de levadura en el pan. La levadura puede fermentar en el estómago de un gato y causar dolor abdominal, hinchazón e incluso una torsión gástrica peligrosa.

Entonces, ¿qué debes hacer si tu gato ha comido pan por accidente? Lo primero es mantener la calma y observar cualquier síntoma de malestar o cambio en su comportamiento. Si notas algún problema, como vómitos persistentes, diarrea o inapetencia, es importante contactar a tu veterinario de inmediato para recibir orientación.

4. Alimentos humanos con especias y condimentos perjudiciales para los gatos

Los gatos son animales carnívoros por naturaleza, lo que significa que su sistema digestivo no está diseñado para procesar ciertos alimentos que nosotros consumimos regularmente. Uno de los aspectos que debemos tener en cuenta al alimentar a nuestros felinos es evitar cualquier alimento humano que contenga especias y condimentos, ya que pueden ser perjudiciales para su salud.

Aquí te presentamos una lista de alimentos comunes que contienen especias y condimentos que debes evitar darle a tu gato:

1. Pimienta negra: Aunque no es tóxica para los gatos en cantidades pequeñas, la pimienta negra puede causar irritación gastrointestinal y malestar estomacal. Es mejor evitar darle alimentos sazonados con pimienta negra.

2. Salsas picantes: Las salsas con especias picantes, como la salsa de chile o la salsa de tabasco, pueden irritar el tracto gastrointestinal de los gatos y causar malestar estomacal. Evita darles alimentos cubiertos con este tipo de salsas.

3. Curry y otras mezclas de especias: El curry y otras mezclas de especias contienen múltiples ingredientes que pueden ser perjudiciales para los gatos, como la cúrcuma, el comino, el cilantro y la canela. Es mejor mantener estos condimentos lejos de la dieta de tu gato.

Recuerda que los gatos tienen un sentido del olfato y del gusto mucho más sensible que el nuestro, por lo que estos alimentos con especias y condimentos pueden resultar abrumadores e incluso dolorosos para ellos. Además, algunos gatos pueden presentar problemas digestivos más graves, como vómitos o diarrea, después de consumir este tipo de alimentos.

5. Lácteos y derivados: ¿peligrosos o inofensivos para los gatos?

Son muchas las personas que creen que los gatos pueden disfrutar de un tazón de leche o de un poco de queso sin problema alguno. Aunque esto puede parecer adorable, la realidad es que los lácteos y sus derivados no son la mejor opción para nuestros felinos. Aquí te explicamos por qué.

1. La lactosa: los gatos no poseen la enzima necesaria para digerir la lactosa, el azúcar presente en la leche y los productos lácteos. Esto puede ocasionarles problemas digestivos como diarrea, vómitos e intolerancia alimentaria. Incluso, algunos gatos pueden presentar alergias a la lactosa.

2. Sobrepeso y obesidad: los productos lácteos son ricos en grasas y calorías. Si le damos a nuestro gato cantidades excesivas de lácteos, podemos contribuir a su aumento de peso, lo que puede llevar a problemas de salud como diabetes, enfermedades cardíacas y articulares.

3. Cálculos renales: el consumo excesivo de lácteos puede aumentar el riesgo de formación de cálculos renales en los gatos. Los altos niveles de calcio y fósforo presentes en los productos lácteos pueden desequilibrar la función renal y favorecer la aparición de estos dolorosos cristales en el sistema urinario.

4. Alternativas más seguras: en lugar de ofrecer lácteos a tu gato, considera darle opciones más seguras y adecuadas para su dieta felina. Agua fresca y limpia siempre debe estar disponible para tu gato. Además, existen opciones específicas de alimentos y golosinas para gatos que son más saludables y no presentan los riesgos asociados con los lácteos.

Recuerda que cada gato es único y puede haber algunas excepciones en las que un gato sea capaz de tolerar pequeñas cantidades de lácteos sin problemas. Sin embargo, como regla general, es mejor evitar ofrecer lácteos y derivados a los gatos para mantener su salud.

6. Carne y pescado: lo que debes saber para alimentar de forma segura a tu gato

Cuando pensamos en la alimentación de nuestros gatos, puede ser tentador compartir con ellos algunos pedacitos de carne o pescado de nuestra propia comida. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los tipos de carne y pescado son seguros para nuestros felinos. Aquí tienes algunos aspectos clave que debes saber para alimentar a tu gato de manera segura y saludable.

Alimentos prohibidos para gatos

1. Carne cruda: Aunque a muchos gatos les encanta la carne cruda, es mejor evitar alimentarlos con este tipo de alimento. La carne cruda puede contener bacterias como la salmonela o la E. coli, que pueden causar enfermedades graves en los gatos. Es mejor cocinar adecuadamente la carne antes de ofrecérsela a tu gato.

2. Pescado crudo: Al igual que la carne cruda, el pescado crudo puede contener bacterias y parásitos que son perjudiciales para los gatos. Además, algunos tipos de pescado crudo contienen altos niveles de tiaminasa, una enzima que puede destruir la vitamina B1 en el organismo de tu gato. Esto puede llevar a problemas neurológicos graves. Si quieres alimentar a tu gato con pescado, asegúrate de cocinarlo completamente y eliminar todas las espinas y piel.

3. Carnes procesadas: Muchas carnes procesadas, como el jamón, el tocino o las salchichas, contienen altos niveles de sal, grasas y aditivos artificiales, que no son saludables para los gatos. Estos alimentos pueden causar problemas digestivos y desequilibrios nutricionales. Es mejor evitar alimentar a tu gato con carnes procesadas y optar por opciones más saludables.

4. Pescados grasos: Algunos tipos de pescado, como el salmón o el atún, son ricos en ácidos grasos omega-3, que son beneficiosos para la salud de los gatos. Sin embargo, estos pescados también pueden contener altos niveles de mercurio.

7. Dulces y chocolate: una tentación que debes evitar ofrecer a tu gato

Los dulces y el chocolate son verdaderas tentaciones para nosotros, pero desafortunadamente, estos alimentos pueden ser extremadamente perjudiciales para nuestros amigos felinos. Aquí te explicamos por qué debes evitar ofrecerles estos deliciosos manjares.

Alimentos prohibidos para gatos

1. El chocolate contiene una sustancia llamada teobromina, la cual los gatos no pueden metabolizar de manera eficiente. Esta sustancia puede afectar su sistema nervioso central y cardiovascular, causando síntomas como vómitos, diarrea, temblores, aumento de la frecuencia cardíaca e incluso convulsiones. En casos más graves, la ingestión de chocolate puede ser fatal para los gatos.

2. Los dulces suelen contener edulcorantes artificiales como el xilitol, que puede resultar altamente tóxico para los gatos. La exposición al xilitol puede provocar una brusca disminución en el nivel de azúcar en la sangre de los felinos, lo cual puede llevar a síntomas como debilidad, incoordinación, vómitos, convulsiones e incluso insuficiencia hepática.

Para mantener a tu gato seguro, es vital asegurarte de que los dulces y el chocolate no estén al alcance de sus patitas curiosas. No te confíes pensando que un pequeño bocado no les hará daño, ya que incluso una cantidad mínima puede resultar perjudicial.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *